Awakening

para bien o para mal mi memoria no es un diccionario que yo pueda consultar como garufa de mis insomnios
de manera que no sabría decir cuándo exactamente empezó este relajo sacrosanto este optimismo de cuerpo entero
sí podría asegurar que uno abre las ventanas antes que la puerta y ve la realidad como paisaje antes de que el paisaje dé aldabonazo
y también que uno puede tener una gran experiencia en sofocar latidos en apagar fogatas pero siempre se trata de malsanas prórrogas y la gran experiencia de poco sirve cuando el corazón y el cerebro empiezan a arder y el latido se convierte en pulso subterráneo
la cosa se pone realmente grave la noche en que ese tembladeral de conciencia me impide hacer el amor con luisa nada menos
y ahí nomás tomo la decisión
se acabaron las contradicciones la dicotomía el conflicto interior
algo evidentemente marcha mal
no es justo que lo dialéctico entorpezca lo erótico

y lo que andaba mal era la duda sobre todo porque no había ya duda posible
era la oscuridad especialmente porque todo estaba claro
era la indecisión tal vez porque en el fondo estaba decidido
era porquenó el miedo y su olor penetrante debido sobre todo a la cabal certeza de que era necesario sobreponerse a él
y esto no es el suicidio
conviene aclararlo de una vez por todas
la revolución no es jamás el suicidio
la revolución ni siquiera es la muerte
la revolución es la vida más que ninguna otra cosa
aunque pueda morirse en ella
aunque se muera efectivamente
es la vida conjuro
la vida exorcismo
la vida sacrílega que profana a la muerte

incluso cuando se mata
cuando se asume conscientemente semejante escalofrío
se mata como coacción de vida
para quitar la muerte del camino

qué instante surtidor ese en que uno adivina
que el pueblo
ese condenado a paciencia perpetua
es nuestro cómplice

tal es más o menos la historia
la vida pasión y muerte de mis conciliaciones y el nacimiento de mi inconciliación

Mario Benedetti

Posted via email from Edu's posterous